El Tenedor se va de... pinchos, tapas, cena, comida... es un blog de crítica gastronómica de unos aficionados al buen comer

sábado, 27 de septiembre de 2008

de cena en Il Piccolo (Pontevedra)

Esta vez El Tenedor se ha decidido por la comida italiana, eso sí, de calidad. El Ristorante Il Piccolo está situado en la Calle Virgen del Camino, 16 de Pontevedra (ver plano)

En Pontevedra hay varios restaurantes italianos de calidad, siendo de por si un tipo de cocina que gusta a la gran mayoría de la gente, El Tenedor busca algo más en la calidad de la elaboración.

Il Piccolo es un típico restaurante-pizzeria italiana en cuanto a su carta. Sus platos tienen una más que aceptable elaboración y presentación, y además nos gustaron mucho. Muy buen trato y rapidez del personal, quedando quizás como único punto negativo el local, su iluminación y la temperatura (mucho calor).

Fuimos cinco personas y unos pedimos pizza y otros pasta.
Los platos de pasta fueron (por el orden de las fotografías):
-Spaghetti Alla Piccaola
-Spaghetti Neri Tonno
-Spaghetti Neri mare Chiaro

Muy buena presentación de todos los platos, y abundantes en comparación con algún otro restaurante italiano. Y como repetía uno de los comensales durante toda la comida: "humm, qué rico está esto"




Las pizzas son de masa fina, con muy buenos ingredientes, y de buen tamaño. Recomendables. Las de las que pedimos y podéis ver en las fotografías:

-Pizza Capricciosa
-Pizza Rossini




Toda esta comida, regada con un vino fresquito italiana (por supuesto), en este caso un Lambrusco Rosado Emilia, y junto una botella de agua, salió por 62 euros (poco mas de 12 euros por persona), con una relación calidad-precio muy buena.

viernes, 12 de septiembre de 2008

de cena en O Fogar dos Martinez (Pontevedra)

Desde su peatonalización ,la calle Padre Luis ha experimentado una renovación de su caracter hostelero y hoy en dia cuanta con una gran cantidad de nuevos establecimeintos de todo tipo.Uno de ellos es O Fogar dos Martinez,una taperia/restaurante de reciente apertura en el local del antiguo (y mitico) Stefani.Ver plano
Decididos a probar sus productos y cocina,los miembros de El Tenedor nos presentamos ayer noche por ahí y la verdad es que la 1ª impresión ha sido buena:el local está bien ambientado,el servicio fue correcto y rápido y los precios ajustados.
La carta presenta los tipicos productos de este tipo de establecimientos(tortillas,calamares,pulpo,,....)entre los que quizás el que mas llamaba la atención es una tortilla con marisco.
Puestos a probar la mayor variedad posible de cosas pedimos cada uno una ración distinta para compartirlas entre todos,la lista de raciones que pedimos nosotros fue esta:
  • chipirones
  • tortilla con chorizo
  • jamón asado
  • croquetas de jamón
  • zorza
Todo estaba muy bueno,destacando personalmente las croquetas (caseras,por supuesto) y la zorza.Quizás lo único que echamos en falta fue que los platos de carne llevasen alguna guarnición,con lo que nos apuntamos la idea de a la próxima vez pedir alguna de los distintos tipos de patatas(bravas,alioli) que se ofrecen en la carta.Un punto a favor del sitio es lo bueno que estaba el pan,cosa que los muy paneros agradecemos cuando lo disfrutamos.

Las inevitables fotos del papeo:




Para beber pedimos una botella de mencía (DO Ribeira Sacra) y un par de cañas ,y el montante total de la cuenta fue de aprox. 58€,incluyendo un par de chupitos de licor café y un café con leche con lo que entre 5 personas nos salió por 12 € saliendo bien comidos y bebidos.

martes, 2 de septiembre de 2008

de cena en Holbox (Sanxenxo, Pontevedra)

NOTA.- Cambió de propietarios, ahora sólo local de copas. También cambiaron decoración, cargándose el gran ambiente anterior, e increíblemente también la espectacular barra de hormigón que tenía, y el peculiar suelo.


Dejamos la crítica como recuerdo de los buenos tiempos del Holbox.

Como habiamos prometido,los del tenedor nos fuimos a probar este recien abierto local de cenas y copas en Sanxenxo.
Está situado en el Paseo da Praia dos Barcos,con unas muy bonitas vistas sobre el club nautico y el puerto deportivo (ver plano)
El local es amplio con dos barras en los extremos y la zona central ocupada por las mesas para cenar o tomarse una copa sentado.
A primera hora de la noche (sobre las 10) cuando nosotros llegamos allí,el ambiente era totalmente de restaurante y según fue avanzando la noche,se fue transformando en ambiente de pub con cada vez mas gente bebiendo y menos comiendo hasta que cuando terminaron los ultimos comensales de cenar ya había un ambiente de local de copas 100%.

Nuestra elección como entrante para la cena fue pastel de cabracho

que compartimos entre todos,muy sabroso y con un textura muy lograda.

Despues,como plato fuerte de la cena,cada uno pidió una de las variadas tostas de la carta,en total pedimos 2 tostas oink-oink (de secreto de ibérico con pimientos),1 tosta campesina desmadrada (migas de pan de maiz con huevos rotos,pimientos del país y jamon de bellota)
y 1 tosta de setas (de boletus salteados sobre lecho de bechamel y gratinados con queso holandés).

La presentación de las tostas es sobre una gruesa rebanada de pan de Cea,delicioso y que absorbe toda la salsa y el sabor de los ingredientes de la tosta,menos la desmadrada que va encima de pan de millo desmigado.Todas las tostas estaban riquísimas y fueron suficientes para llenarnos el estómago a todos.
Aqui os pongo una foto de cada una para que se os haga la boca agua,jeje:

La oink-oink

La campesina desmadrada

La de setas

Toda esta comida,mas unas cañas para beber y unos chupitos de licor café (muy rico y espesito como debe ser) invitación de la casa (el licor café,no las cañas),nos salió por poco más de 16 € por cabeza.Un precio bastante ajustado teniendo en cuenta además la situación del local y que está rodeado de otros muchos con precios más altos pensados para el turista sanxenxino típico.

de comida en Casa Pipeiro (Pontecaldelas, Pontevedra)


Restaurante típico situado en la avenida de Vigo, 5 de Pontecaldelas (Pontevedra) (ver plano)

Antes de nada decir que no, no tengo nada que ver con Casa Pipeiro, pura coincidencia de nombre.
Éste es un restaurante tradicional gallego, donde se come muy bien. El local es más bonito por fuera que por dentro, dispone de varios comedores y los fines de semana es mejor reservar antes (sea para comer o cenar) porque suele estar lleno.

El día de la visita de El Tenedor pedimos para empezar pulpo, salpicón de marisco y empanadas de berberechos y de xoubiñas. Las empanadas lo mejor, tiene una masa diferente, muy rica. El pulpo realmente estaba mal, muy blando (lo único que decepcionó de la comida). Ambas raciones eran más bien escasas. El salpicón correcto.


De segundo pedimos unos cabrito al horno (uno de los mejores cabritos que he comido nunca, delicioso), otros carne asada y otros rape en caldeirada. Todo muy bueno, no hubo queja. No tienen gran variedad (tres platos de carne y tres de pescado) por lo que siempre es bueno y fresco.


De precio, normal, no es caro pero tampoco especialmente barato (ya que repito no son excesivamente generosos con las raciones).
La amabilidad de los camareros es destacable, aunque un poco lentos, debido seguramente a que estaba lleno. De todas formas recomiendo el lugar.

de pinchos por el Laurel (Logroño)

Ir de pinchos por Logroño es todo un rito, además de un grandísimo placer para el paladar. Hay tres calles fundamentales: la calle San Juan, con ambiente un poco más tranquilo e ideal para gente de un poco más edad (aunque hay mezcla de edades en todas las calles) y las calles Laurel y Travesía de Laurel (esta última la más importante).

Cada bar tiene una o dos especialidades, aunque suelen tener más pinchos a la vista o en carteles. Recomiendo ir viendo las especialidades de cada uno para elegir el sitio. Una pista, los más llenos suelen ser los mejores.

En los bares se pide vino (te ponen joven) o crianza, sin especificar marca te ponen el de la casa. De todas formas es habitual pedir corto de cerveza o mosto, porque tras cinco o seis pinchos el vino empieza a hacer efecto (por eso se le suele llamar a la ruta del pincho la senda de los elefantes, porque todo el mundo acaba trompa). El pincho lo tienes que pedir (no es al estilo donostiarra que los coges tú), muchos de ellos los hacen en el momento o son calientes y entran muy bien, sobre todo en invierno. La aventura de comerlo de pie sin pringarte para el neófito es otro punto destacable. Lo mejor es ver como lo coge la gente e imitarlo; y recuerda “culo pa atrás y cabeza pa alante”, así no te pringas. Las servilletas en el suelo de cada local también son un indicativo de la cantidad de gente que ha pasado.

Pinchos y lugares recomendados:

Cualquiera con pimiento (estamos en La Rioja), o con setas, berenjena, calabacín o espárragos. Si te gusta el ajo también estás de suerte.

Las zapatillas, que es el clásico pan con jamón, tomate y aceite.

El Soriano y sus champis, sólo tiene este pincho de champiñones al ajillo recién hecho (ver foto). Es imprescindible, es el local clásico por excelencia del Laurel.

El Lorenzo con sus pinchos morunos, que es curioso ver a la gente de pie con el pincho en la mano, o los “tío Agus”, que son el pincho con pan y una salsa muy fuerte.

La Casita, con unos pinchos recién hechos a la plancha de sepia, pez espada... Los pimientos rellenos de pulpo deliciosos. Y buen sitio para terminar con sus sorbetes de limón.


de comida en Taberna Maceiras (Madrid)

-Es una taberna típica de comida gallega que está situada en la calle Huertas de Madrid (creo que tienen otro local,pero yo solo he visitado éste)

He estado ya tres veces y creo que es un sitio bastante recomendable para quien quiera poder disfrutar de un ambiente,comida y bebida "enxebres" sin salir de Madrid. Aunque el sitio también tiene sus inconvenientes,que ahora comentaré, yo creo que si ya los conoces de antemano,éstos te molestan menos :P

El sitio no es demasiado grande, y está decorado como la típica taberna que podemos encontrar en cualquier rincón de Galicia. Las mesas son un poco incómodas, ya que están bastante juntas y los taburetes son pequeños,pero acabas acostumbrándote.
La comida en general es muy buena...suele haber todo tipo de productos de los de toda la vida (mejillones,almejas,berberechos,pulpo, navajas,pimientos de Padrón...), así como unos cuantos vinos de la tierra (los suficientes para poder escoger alguno que te guste y no muy caros), y también tienen bastante variedad de postres (filloas, rosquillas de Silleda, tartas,quesos...)

De las veces que fui, siempre quedé satisfecho en cuanto a la comida...he probado bastantes platos y casi siempre me quedé contento con la visita. Por poner algún "pero",quizás el pulpo lo sirvan demasiado blando...pero bueno, cada cuál tiene su propios gustos.

Si tuviera que decantarme por algún plato, sin dudarlo lo haría por el arroz "mariñeiro" que hacen...es espectacular. Solo lo sirven al mediodía, y son raciones para 2 personas (es aconsejable pedir alguna ración menos de los comensales que sean,ya que las raciones son muy abundantes)
Tiene un sabor exquisito,creo que hay pocos sitios que lo hagan tan bueno....muy recomendable.

Sobre los "inconvenientes" que decía antes, pues básicamente son éstos:
-El local está casi siempre hasta arriba de gente y NO se puede reservar...tu vas alli y te apuntan en una lista con el numero de personas que vais a ser (hasta que no están todos los comensales,no te dan la mesa...una norma bastante extraña pero que doy fe de que la cumplen a rajatabla). Así que tienes que esperar fuera del local hasta que te toca y eso se hace algo pesado...
-Al estar siempre lleno,el servicio no es todo lo bueno que se pudiera desear...las camareras no suelen hacerte mucho caso porque están atendiendo a muchas mesas a la vez y a veces pasan bastante de ti, pero si consigues pedir pronto y lo tienes claro, tampoco es que ésto suponga un problema mayor.
-No se puede pagar con tarjeta (importante tenerlo en cuenta,porque si te das cuenta tarde y tienes que ir al cajero antes de comer...¿Que te puede pasar?...pues que te quedas sin mesa ,porque se la dan a otros,siguiendo la norma que antes mencionaba :D )

Un consejo: lo mejor es ir temprano, apuntarse pronto y tener un poco de paciencia, que la comida compensa el rato que te puedan hacer esperar.

En cuanto a la relación calidad/precio, está bastante bien también...,creo que nunca pasamos de los 20 euros por persona y nunca salimos con hambre, así que es difícil que la cuenta se dispare demasiado.

Siento no poder dejar alguna foto,en mi próxima crítica espero poder aportar "pruebas gráficas" :P

de cena en Casa Verdún (Pontevedra)

En la Rúa Real, en el extremo de la misma, yendo hacia la parte de abajo de la calle .(Ver plano)

Casa Verdún es uno de los locales con más tradición de la zona vieja pontevedresa. Con casi cien años de historia es un buen sitio para cenar o parar tomar un vino o una caña. Posee una extensísima carta de vinos, y
una interesante variedad para comer. De destacar sus mejillones tigre y sus croquetas de jamón. Y para picar algo recomiendo sus patatas tres salsas (baratas y abundantes). Digna de ver su carta de postres, ya no sólo por los postres caseros que tiene, sino porque la complementa con una larga listas de oportos, copas, puros...

Las fotos que acompaño son de unas sugerencias que tienen desde hace un par de meses que esta semana nos hemos decidido a probar. Éramos dos personas y decidimos tomar estas dos especialidades junto con las clásicas croquetas.

Los caramelos de faisán. Es faisán con una corteza que lo recubre en forma de caramelo, todo ello frito y viene acompañado de salsa rosa. Original, está bueno, aunque creo no merece la pena por el precio que tiene (más de 7 euros) para una ración pequeña, que tampoco es nada del otro mundo (mucho más nombre que sabor).




Bombas de queso con frambuesa. Queso de cabra envuelto en una corteza, frito y acompañado de mermelada de frambuesa. Para los amantes del queso, y en especial del queso de cabra es imprescindible. Una delicia por cinco euros, totalmente recomendable. El camarero nos comentó que están teniendo gran aceptación y seguramente lo incluyan como plato fijo en la carta.

En resumen, un buen sitio para cenar o incluso para tomar un pincho. No perderse sus mejillones tigre, sus croquetas y las bombas de queso. Recomiendo dejar un hueco en el estómago para un postre. Ambiente agradable.

Visita todas las críticas de El Tenedor

de cena en O Mesón do Xamón (Pontevedra)


En la rúa Santa Clara,cerca del estadio da xuventude.(Ver plano)

Es el típico sitio para ir a tomar unas tortillas y unos embutidos un grupo grande de amigos.El local tiene en la entrada una pequeña barra que da acceso a la zona de mesas,con unas cuantas mesas pequeñas de cuatro comensales y varias mesas grandes donde caben grandes grupos,en las mesas grandes a veces tambien comparten mesa varios grupos al ser el tipo de mesa corrida donde te puedes ir poniendo a ambos lados.La decoración es de tipo "cortello",es decir,con aperos de labranza y utensilios rurales.

La carta de comidas se basa en tablas de embutidos,quesos y pates,diversos tipos de preparación de chorizos(al vino,al infierno,...) y las famosas tortillas de patatas que puedes pedir con un montón de ingredientes añadidos.

Merece una especial atención la carta de vinos,amplisima,sobre todo para un local de estas características,y con una gran presencia de todas las denominaciones de origen gallegas.

En nuestra ultima visita,elegimos para beber un vino de la D.O. Monterrei elaborado con uva Mencía:Ladairo,crianza de 2006,que ahora consultando por internet me entero que ganó el premio de mellor viño de Galicia.Mi apreciación personal fue muy buena,un vino muy rico,afrutado y que acompañó perfectamente a nuestra cena.

Para cenar pedimos:


  • una tabla mixta que constaba de 2 tipos de quesos ,lomo,jamón,chorizo y un trozo de paté.






  • dos tortillas de patatas: una con chorizo y otra al roquefort.



Todo estaba muy rico,y siendo 6 personas,la cantidad nos llegó de sobra y salimos de allí muy satisfechos.Al final la cuenta,contando que pedimos 2 botellas de vino,nos salió en 45€ y pico,es decir,8€ por cabeza contando propina,una relación calidad/precio muy buena.

de cena en Bagos (Pontevedra)

Entre las rúas Laranxo y Flórez,en el casco vello de Pontevedra.
(ver plano)

Se trata de una pequeña vinoteca que ademas cuenta con una pequeña aunque muy novedosa y cualificada carta de raciones.
El local se sitúa entre 2 calles,es estrecho y tiene un pequeño patio cubierto en uno de los extremos,está muy bien aprovechado para optimizar el espacio y el color predominante es el blanco para dotar de una mayor iluminación el interior.

La carta de vinos es amplísima,contando con una grandisima variedad de denominaciones de origen españolas y tambien con la presencia de algunas extranjeras.

Aunque ya habiamos visitado el local en varias ocasiones para tomar unos vinos,siempre acompañados de unos pinchos de jamón,en esta ocasión nos acercamos para sentarnos a cenar y probar varias de las especialidades que habiamos visto en sus cartas de comida,
presentadas en el interior de cubiertas de discos.


El vino elegido para la cena fue un espumoso blanco italiano:Moscato D'Asti

Nuestra primera elección en lo que a papeo se refiere fue una tabla de embutidos variados
todos ellos muy ricos,de los que yo destacaria la cecina,muy suave y muy fina.

En total pedimos 4 raciones,que siendo 5 personas pensamos serian suficientes.Lo siguiente en llegar a la mesa fue la ración de croquetas caseras de jamón,riquísimas y con una bechamel increible,pero como podeis comprobar en la foto, al ser sólo 6 nos quedaron un poco cortas.

A los berberechos al vapor
les pasó lo mismo,muy ricos y muy frescos,pero reducidos en cantidad

Por último pedimos unos chocos confitados con cebolla y guisantes,muy frescos y con mucho sabor,que a mi me gustaron mucho,pero a alguno de los comensales le parecieron demasiado crudos.


La principal queja al salir del local era la relación cantidad/precio,por 15 € por cabeza salimos de allí con hambre y con la impresión que para salir de allí satisfecho habría que haberse dejado un dineral considerable.
Quizás la conclusión sea que el Bagos es un local muy recomendable para ir a tomar unos vinos,pero para cenar propiamente dicho,hay que ir dispuesto a rascarse el bolsillo.

de cena en O Trisquel (Pontevedra)

En la rúa Nova de Abaixo , cerca de la Alameda (ver plano)


Esta entrada ha costado mas de lo esperado por culpa de lo liadillo que estoy. "O Trisquel" despues de escuchar hablar a varios pontevedreses de este no se como llamarlo mesón, bar o pequeño restaurante (pero muy muy pequeño ) me animé hace un par de viernes a aconsejarlo a un par de amigos e ir a cenar los tres allí.


La verdad que es pequeñito pero muy agradable, lo regenta un señor chileno que cultiva la mayoria de los vegetales que se sirven en su local. Os contaré lo que comimos y así os haceis una idea del sitio (para los que no lo conozcáis): Nos tomamos en la barra dos vinos (mencía) y botellín de agua con un pinchito de tortilla invitacion de la casa, ya en la mesa nos tomamos un ensalada chilena ( aguacate, tomate muy picadito cebolla frita muy pasada y trozos de gambas ), berenjenas fritas con salsa de queso y unas costillas maceradas ( que no me acuerdo el nombre que tenian pero que estaban de vicio) con arroz todo esto regado con una botellita de mencía. Luego de postre nos tomamos unos fabulosos helados caseros (que se lo recomiendo a todo mortal que quiera visitar el paraíso ) con unos chupitos de licor cafe y crema de orujo. Todo esto por el modico precio de 49 euros.

Parece ser que tambien poseen vinos chilenos ( que para ser la primera vez no nos arriesgamos a probar). Hablan maravillas de los menus del dia (muy baratos y cantidad ) la verdad que las raciones que nosotros cenamos estaban bastante bien. El ambiente del local es muy familiar y el trato muy agradable y correcto, se nota que es frecuentado por vecinos de la zona.

Pues nada mas QUE APROVECHE................................

de pinchos en Alejo´s (Pontevedra)

ACTUALIZACIÓN.- Cambio de propietarios después de la redacción de esta entrada. Las tapas no son tan exageradas, pero sigue siendo recomendable. De destacar su máquina escanciadora.


En la rúa San Sebastián , en el casco vello pontevedrés (ver plano)

Uno de los bares clásicos de Pontevedra que, tras la jubilación de su antiguo propietario, ha sido renovado totalmente por sus nuevos dueños,aunque han conservado el nombre.
Se hecha de menos la máquina de discos y los bocadillos que solía tomar allí, pero la reforma ha agrandado un poco el espacio (el lugar es pequeño) y le ha dado un toque moderno al lugar.

A lo que vamos, el pincho. Increíble. He ido dos veces, los pinchos han variado pero la cantidad/calidad es similar.
El día de las fotografías fuimos cinco personas. Tras pedir una caña cada uno nos pusieron en primer lugar un pincho de tortilla y un trozo de pan con queso de untar y anchoa. Hasta aquí normal, mejor que los sitios donde ponen patatas fritas o aceitunas (o nada directamente).

Tras un rato, ni siquiera mediada la caña, nos traen otro plato. Un trozo de queso brie rodeado de jamón acompañado de pan.

Pero aún hay más. Inmediatamente, tras tomar este pincho nos sacan, por si nos hubiera parecido poco, una cesta de cacahuetes.


En resúmen, un sitio pequeño y agradable, para estar de pie o sentado en taburetes, no tiene mesas bajas. Abundantes pinchos por una sola consumición y la sorpresa final, la caña cuesta sólo 1,30 €, el más barato hasta ahora (que pongan pincho)

Recomendado por el Tenedor.



Actualización

El Alejo´s ha cambiado de propietario. El local sigue siendo igual, aunque las pinchos que acompañan son más racionales (y no tan excesivos); y los precios los habituales de la zona. Un detalle importante, tiene una máquina escanciadora de sidra automática muy original (y útil). Seguimos recomendándolo.

de pinchos en La Bola de Cristal (Pontevedra)

ACTUALIZACIÓN.- El propietario se ha jubilado y lo ha traspasado, todavía no hemos ido con los nuevos propietarios, pero dejamos este post como homenaje.


En la confluencia de la Praza de Curros Enríquez con la Rúa Don Gonzalo, en el casco vello pontevedrés (ver plano)

Gran descubrimiento el pasado año este local, en el que acompañan sus consumiciones con uno de los pinchos más abundantes de todo Pontevedra. Un plato de patatas fritas con dos salsas (alioli y picante, a destacar la primera), recién hechas cortadas en daditos y nada de patatas congeladas. Un pincho sencillo pero a la vez original que acompaña muy bien a cualquier consumición.

Hay que señalar que en algunas ocasiones, como pincho de segunda consumición, o por no tener patatas cortadas (porque freírlas lo hacen en el momento), ponen un pincho de tortilla, de un tamaño más que generoso, y que, sin ser la mejor tortilla del mundo, está más que aceptable.

Del local destacar que está decorado con exposiciones temporales de jóvenes artistas, como gran cantidad de locales de Pontevedra (por aquello de tener una facultad de Bellas Artes). Y, por supuesto, la amabilidad del propietario, que regenta el sitio junto a su hija.

Visita todas las críticas de El Tenedor